Nuestros Clubes de Lectura

Club de lectura de poesía.
Si te interesa la poesía o todavía no la has probado, éste es tu club.

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

ÚLTIMA PARTE: SOPHIE Y FRANTZ, O VICEVERSA.

Libro que estamos comentando: 
Vestido de novia
La incógnita de "Vestido de novia" ya está clara después de los dos primeros capítulos, los que cuentan el argumento desde el punto de vista de nuestros dos protagonistas. Ya conocemos la causa de la locura de Sophie y la personalidad e intenciones secretas de Frantz
Comparten los dos capítulos finales, que hora comenzamos a comentar, la redacción fluída en tercera persona, pero se alterna el pasado y el presente para dar más fluidez a la historia, para acercarla más al lector y para hacerla vivir más intensamente, como si fuéramos los protagonistas.
Habíamos dejado tras los dos capítulos anteriores a Sophie y a Frantz recién casa
dos, pero con espectativas distintas del matrimonio en común. 
Para Sophie el matrimonio con el supuesto sargento primero pretende ser la vía de escape en la huída frenética que ha ido realizando desde que la locura y las muertes rodearon su existencia. Para Frantz el matrimonio significa tener más cerca a la joven y planear la resolución definitiva de su venganza.
 
 
Y por fin aparece el vestido de novia,  y se resuelve en parte uno de los enigmas que los lectores hemos ido acumulando desde el principio. Frantz guarda un vestido de novia ajado que comenta que perteneció a su madre. No supone singuna sospecha para su flamante mujer, pero los lectores, por si no conociéramos de lo que es capaz, comprendemos  que es un elemento clave de la venganza sobre la joven.
Comienza la vida marital con una Sophie relajada y distendida, como si el matrimonio fuese el refugio después de un peligroso viaje, "la maravillosa pereza conyugal que se adueña a veces de las mujeres casadas que no trabajan". Comienzan los sueños y las pesadillas; los rostros de los muertos acuden a su cita nocturna y convierten su existencia en una atormentada vigilia. Es consciente de que se está muriendo porque su cuerpo no le responde y su mente no soporta los periodos de desvaríos y somnolencia.
¿Y Frantz qué hace mientras tanto? "Es sorprendente cómo ha adaptado ese hombre la locura de la mujer con la que acaba de casarse". En realidad es el culpable de la recaída de Sophie. Le impide salir de casa, administrándole medicamentos para mantenerla en sus manos mientras prepara la muerte final.
Unos hechos trastocan el rumbo de los acontecimientos. Sophie huye de casa y, tras ser encontrada por Frantz y devuelta al hogar, comete un intento de suicidio. "Si Sophie llegaba a morirse, nunca más podría vengar la muerte de su madre". Por fin de forma explícita conocemos las verdaderas intenciones y la causa de su obsesiva venganza.
El suicidio a sido una estratagema de Sophie para escapar de las garras de Frantz. Una foto suya encontrada en una bolsa de deporte de su marido le pone en la pista de quien es Frantz realmente. Une cabos, concuerda fechas, recuerda situaciones y llega a la conclusión de que él es el verdadero culpable de su locura anterior y de casi todas las muertes que ocurrieron a su alrededor, la de su suegra, la de su marido, la de el niño Leo .... "Ese hombre con quien se ha casado es su verdugo".
Sophie podría tomar cualquier otra alternativa para huir de su marido, pero decide, otra vez fría, decidida y valiente, volver a casa y poder aprovechar la ventaja que le otorga el saber quién es realmente él.
Cambian entonces los papeles en la pareja. Sophie lee los diarios de Frantz y sabe lo cerca que ha estado de sucumbir a la amenaza del monstruo. Con tranquilizantes y barbitúricos consigue dominar la voluntad de su marido y vengar ella misma las muertes de sus seres queridos. 
En la escena final, mientras ella huye definitivamente de casa, Frantz se suicida. Vestido de novia.