Nuestros Clubes de Lectura

Literatura de viajes

Club de lectura de poesía.

Literatura juvenil

Clásicos universales

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

SEMANA 3

Libro que estamos comentando: 
Soledades, galerías y otros poemas

Buenos días
Esta semana toca leer los siguientes 10 poemas, es decir, del 22 al 32, en el orden en que aparecen en el libro.
La semana pasada, en los comentarios, se señalaron los siguientes aspectos de la lectura:
1. LOS SÍMBOLOS DE LA POESÍA DE ANTONIO MACHADO: como el AGUA, que representa el paso del tiempo, el CAMINO que es la vida, la TARDE que puede entenderse como la nostalgia o la añoranza, el JARDÍN que representaría la intimidad...
Una lectora comentó que el poema "EL POETA" le recordaba a Góngora, lo que atribuimos al empleo de una técnica manierista que ambos utilizan (también Luis García Montero). Esta técnica se basa en la combinación de dos temas: el accesorio, que ocupa la mayor parte del poema, y el principal, que se desplaza a los últimos versos; de modo que el lector no puede apreciar el verdadero sentido de la obra hasta el final de la misma. También señalar que Góngora tambioén escribió un poema llamado "Soledades", por lo demás podríamos decir que Góngora es el artificio y machado la sencillez, pero hasta los extremos pueden tener algo en común como hemos visto.
2. REMINISCENCIAS DEL ROMANTICISMO: Comentamos que hay muchísima fuerza en estos poemas, a pesar de la sencillez de los mismos; y señalamos reminiscencias de un romanticismo que no se quiere ir y dejar paso al modernismo. Encontramos también aspectos intimistas e incluso de mucha reflexión sobre la propia existencia. 
3. EL PASO DEL TIEMPO: Ya hablamos que parece que Antonio Machado escribe desde una "vejez prematura", mirando hacia atrás con nostalgia y sabiduría. Señalamos la estrofa: "En el corazón tenía, la espina de una pasión, logré sacármela un día, ya no siento el corazón."Hicimos una reflexión de cómo tanto la adversidad (el miedo...) como la.pasión (quizás el amor...) nos hacen sentir vivos, aunque sea de una forma trepidante y descontrolada. Esa inseguridad que dispara la adrenalina y puede ser, incluso, motivo de ansiedad, luego es añorada con el paso del tiempo cuando todo es monótono y rutinario.
Muchas gracias por vuestros comentarios que arrojan mucha luz sobre la lectura y ayudan a descubrir apreciaciones nuevas. Nos leemos ahí.
Cuidaos y cuidad.
Besos y versos