Nuestros Clubes de Lectura

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

Rayuela: 71-5-81-74-6-7-8-93-68-9-104-10

Libro que estamos comentando: 
Rayuela

Hola a todas y todos, aquí llegan de nuevo las recomendaciones de lectura de Rayuela. Por vuestros comentarios de la pasada semana creo que la lectura a saltos resultó sorprendente, igual que sorprendente fue el estilo torrencial del libro, el cambio de voces narrativas, los pensamientos fragmentarios, la historia, los personajes... en fin, sospecho que Cortázar habría estado feliz de leeros.
Pero dejémonos de preámbulos y metámonos en harina, que esta semana tenemos una retahíla de capítulos que casi parece la combinación secreta de apertura de una caja fuerte: 71-5-81-74-6-7-8-93-68-9-104-10.
 
71. Una morelliana más. Os cuento que para hacer estos post hago normalmente una lectura previa de todo seguido y luego una relectura para ir anotando. En la primera lectura me puso de mal humor este capítulo pero en la segunda me ha parecido, sencillamente, deslumbrante. En fin, supongo que estas son cosas de la literatura. 
En este capítulo Morelli reflexiona sobre la búsqueda del arte siempre "orientada hacia la nostalgia", hacia reinos lejanos, hacia paraísos perdidos, hacia algo que está "detrás" de la vida, cuando el Edén es esto que vivimos (y por lo tanto el arte debería hablar de la vida de hoy, de ahora). Es más, parece que esa búsqueda lo es para evadirse de de la realidad, para salir y cerrar la puerta detrás, "y menear el culo como un perro contento sabiendo que el zapato de la puta vida se quedó atrás, reventándose contra la puerta cerrada". Y de esto va hablando a lo largo de todo el capítulo, reflexionando sobre realidad y ficción, sobre arte, sobre vida. 
 
5. Entramos en el cuarto de hotel con Oliveira y la Maga en su primer encuentro sexual. Me ha llamado mucho la atención en estos capítulos que ahora comienzan la relación entre ambos (de amor, de pasión, pero también de un cierto desprecio -como haría un Fama con un Cronopio), no dejéis de fijaros. Y, al mismo tiempo, de una gran intensidad amorosa. De hecho hay dos capítulos fascinantes (y muy famosos) en la retahíla de esta semana.
 
81. Una declaración de intenciones ese "inventar pasiones nuevas". Y no comento más que si no se hace más largo el comentario que el capítulo. (¿Está haciendo referencia a la postura cual Pasífae del capítulo anterior? ¿A qué creéis que se refería ese pasaje, por cierto?)
 
74. Varias notas de Morelli hablando de uno de sus personajes que es un inconformista. ¿Podríamos pensar que esté hablando de Oliveira? Da la sensación de que a ratos, más que de un inconformista, está hablando de esa gente aburrida de la vida (porque piensa que lo sabe todo, que lo ha visto todo, que ya vivió todo), por ejemplo: " los momentos de extrañamiento, de enajenación dichosa que lo precipitan a brevísimos tactos de algo que podría ser su paraíso, no representan para él una experiencia más alta que el hecho de fabricar el barrilete [la cometa]". Ya diréis qué os parece.
 
6. Este capítulo me encanta. Habla del azar, de la casualidad. Es algo que aparece recurrentemente en muchos textos de Cortázar. Aquí explica cómo (no) quedaban Oliveira y la Maga. Pensad en aplicarlo a nuestra vida, a nuestros días. Pensadlo seriamente. Quizás cambiaría por completo la percepción de muchas cosas de nuestro alrededor.
 
7. He aquí el primero de los dos capítulos muy famosos que vamos a leer hoy. Breve e intenso como un beso de amor. Disfrutadlo. Tengo algunos amigos que se lo saben de memoria.
 
8. Este capítulo es bien hermoso. "un pez solo en su pecera se entristece y entonces basta ponerle un espejo y el pez vuelve a estar contento...", qué imagen tan poderosa, aunque el problema es cuando el pez sabe que lo que hay delante es un espejo (¿quizás eso le pasa a Oliveira, por eso es un inconformista, por eso tiene miedo a acercarse a la Maga, al amor?, ¿o quizás nada de lo que acabo de preguntar tiene sentido?).
En cualquier caso la imagen de las peceras redondas colgadas al sol con sus peces volando-nadando es bien hermosa, ¿verdad?
 
93. Y volvemos al amor. ¿Quién creéis que habla en este capítulo?: ¿es Morelli hablando de Oliveira y el amor?, ¿o es Oliveira hablando del amor y de Morelli?
De todas maneras qué contraste con el capítulo 9 que vamos a leer en seguida. Por ejemplo, cuando dice: "te quiero porque no sos mía, porque en lo más profundo de la posesión no estás en mí, no te alcanzo, no paso de tu cuerpo, de tu risa, hay horas en que me atormenta que me ames (cómo te gusta usar el verbo amar, con qué cursilería lo vas dejando caer sobre los platos y las sábanas y los autobuses), me atormenta tu amor que no me sirve de puente porque un puente no se sostiene de un solo lado". ¿Pero es Oliveira quien habla o Morelli? ¿Y creéis que el contraste con el pasaje por venir es algo pretendido?
 
68. Llegamos al otro capítulo bien famoso (seguramente el más conocido del libro), un capítulo escrito en glíglico, una lengua inventada, y un capítulo, damas y caballeros, en el que podemos ver a una pareja haciendo el amor y llegar al orgasmo ¡Evohé! ¡Evohé! (También tengo amigos que se saben este capítulo de memoria).
 
9. "El amor como el fuego, arder eternamente en la contemplación del Todo. Pero en seguida se cae en un lenguaje desaforado." Desaforado como el de una novela que se rompe por las costuras desde antes de la primera página. 
Este capítulo tiene algunos momentos (que para mí han resultado) muy duros relacionados con es desprecio de Oliveira, de casi violencia, para con la Maga, os anoto aquí algunos fragmentos: "Ahora esta va a decir alguna de sus burradas", "habría que inventar la bofetada dulce, el puntapié de abeja", "haría falta el amoricidio"... y todo ello en un capítulo en el que se pueden leer cosas como "violar es explicar pero no siempre viceversa". En verdad Oliveira es un inconformista al estilo que describía Morelli, pero es, sobre todo, un completo Fama incapaz de descubrir, apreciar, disfrutar la belleza de un Cronopio como la Maga. O al menos esa sensación da en este capítulo.
Por cierto, la conversación que va llevando la pandilla sobre arte (que si Klee, que si Mondrian) es brutal. Y de paso vamos conociendo a todo el grupo de personajes (pronto vamos a tener una ficha detallada de todos ellos).
 
104. Otro brevísimo pasaje deslumbrante: "la vida, proxeneta de la muerte". Una pincelada más de la oscuridad que acaso tenga el protagonista.
 
10. En la sede del Club de la Serpiente, todos están allí, beben y escuchan jazz (id acostumbrándoos porque esta suele ser su actividad habitual). Y en estas dos páginas de capítulo nos encontramos con reflexiones sobre arte y técnica, sobre cuál es la diferencia entre una melodía lamentable y el vuelo de la música. 
 
Feliz semana de lectura
Pep Bruno