Nuestros Clubes de Lectura

Club de lectura de poesía.
Si te interesa la poesía o todavía no la has probado, éste es tu club.

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

Metamorfosis: Libro X

Libro que estamos comentando: 
Metamofosis

Hola a todas y todos, aquí llegan una semana más las recomendaciones de lectura para estos días. Nos adentramos en el Libro X y con él en algunos mitos fascinantes. Vayamos al lío.
 
 
LIBRO X
 
Orfeo y Eurídice. Uno de los mitos más conocidos, sin duda. Orfeo, el músico por excelencia, que consigue convencer al mismísimo Hades para poder traer de vuelta al mundo de los vivos a su amada Eurídice. Eso sí, Hades le impone una condición (ay, ay). Como ocurre con otros mitos que aparecen en el libro creo que es mejor conocer la historia antes de lanzarse a su lectura. Pienso que se disfruta más. Y resulta fascinante cómo Ovidio detiene el suplicio de tantos que andan penando en el Érebo en cuanto comienza la música divina de Orfeo. 
 
Cipariso. A partir del trágico mito de Orfeo y Eurídice, nos encontramos con Orfeo cantando rodeado de árboles, lo que le sirve de excusa a Ovidio para contarnos el mito (y la metamorfosis) que hay detrás de algunos de estos árboles, comenzando por el ciprés, un árbol que tiene forma de lágrima (y de ahí el llanto). Aunque resulta algo sorprendente el motivo de esta transformación, ¿no os parece?
 
Jacinto. Otro amante del dios Apolo (parece que es el hilo conductor de este mito, al fin y al cabo es el padre de Orfeo) que muere por los celos de Bóreas, el viento, y que Apolo salva del Hades convirtiéndolo en flor. Qué trágico, en fin.
 
Cerastas y Propétides. Un mito breve, grupal y brutal. Ah, y a partir de aquí el protagonismo lo tomará Venus.
 
Pigmalión. Al igual que el mito de Orfeo y Eurídice el de Pigmalión es un mito también muy conocido y muy interesante por varios motivos. Para empezar porque es un mito ¡que acaba bien!, y eso no es poca cosa en este libro. Para continuar el mito de Pigmalión invita a un diálogo/reflexión sobre el lugar del arte en la vida, sobre arte y artistas, sobre la obra artística, etc. Tal es así que Pigmalión ha sido un tema al que muchos otros artistas a lo largo de la historia han vuelto (sólo hay que echar un vistazo a la Wikipedia o a Google para hacerse una idea).
El origen del mito tiene una ubicación concreta (eso también lo hace particularmente interesante), la isla de Chipre. Y la historia resultó ser tan poderosa que acabó llegando e incorporándose a la gran corriente de mitos clásicos.
¿Qué os parece la historia?, ¿os gusta cómo está contada?, ¿os evoca a otros mitos más cercanos (por ejemplo Frankenstein, Pinocho, etc.)?
 
Mirra. La historia de Mirra es brutal. Fijaos en cuántas tramas suceden alrededor de las relaciones familiares (que pueden esconder, obviamente, deseos profundos y tabúes sociales): hermanos que se enamoran, padres que desean a hijas, madres que desean a hijos, hijos que desean a madres y padres... En el caso de Mirra podemos ver a una hija que se enamora de (y desea ardientemente a) su padre y que, a pesar de que sabe que es algo que no está bien (y que lucha contra ello), no puede resistirse, pues el deseo es tan poderoso que acaba urdiendo una trama para lograr yacer con su propio padre. Es impresionante cómo está contada toda la historia y cómo Ovido da argumentos a Mirra (igual que pasó con Biblis, ¿recordáis?). 
Hay también muchos cuentos populares en los que estos casos se dan. Pensad sin ir más lejos en "Piel de asno", en el que un padre desea a su hija y la hija escapa. Seguramente los cuentos previos a los mitos tocaban todos estos temas y quizás por eso los mitos los incorporan y, como los cuentos, buscan adoctrinar: explicar qué está bien y qué está mal, para que quienes tuvieran pulsiones de un tipo similar supieran lo que podría ocurrir.
Es un mito que me resulta fascinantes. ¿Qué os ha parecido a vosotros?
Ah, con mitos como este uno entiende perfectamente por qué Freud utilizó los mitos para nombrar muchos síndromes que explicaban pulsiones profundas, inconfesables. ¿No os parece?
 
Adonis. El mito de Adonis engarza directamente con el de Mirra (su madre). Adonis era tan hermoso que la propia Venus, la diosa del amor, se enamoró de él. Es un mito muy estudiado (y muy difundido) del que incluso hoy en día queda una cierta pervivencia (¡todavía se dice de un mozo bien guapo que es un Adonis!). Eso me anima a invitaros a que penséis qué mitos perviven de alguna manera (más o menos cercana a la historia clásica) en nuestros días: pensad por ejemplo en las sirenas (de las ambulancias) o en los grifos (del agua), el origen de estos nombres tan comunes hoy provienen de mitos clásicos. O expresiones como eres una harpía, por ejemplo. ¿Se os ocurren más mitos clásicos vivos hoy en día (aunque sea de manera alejada al origen)?
Y, como era de esperar, su trágica muerte permite a Ovidio contarnos una nueva metamorfosis.
 
Atalanta e Hipómenes. En mitad de la historia de Adonis Ovidio nos mete otro hermoso mito, el de Atalanta e Hipomenes, uno de mis favoritos (al menos hasta la metamorfosis). ¿Os gusta?, ¿os recuerda a alguna otra carrera de fábula?
 
Espero que disfrutéis con la lectura de esta semana.
Os leo en los comentarios.
 
Pep Bruno