Nuestros Clubes de Lectura

Club de lectura de poesía.
Si te interesa la poesía o todavía no la has probado, éste es tu club.

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

Metamorfosis: Libro VII

Libro que estamos comentando: 
Metamofosis

Hola a todas y todos. Disculpad que esta semana haya tardado tanto en poner la entrada pero es que he estado dos días de descanso y desde allí he ido directamente al pueblo donde no tengo ni buena conexión a internet ni mis libros de consulta habituales, en fin. A ver qué tal.

 

 

Libro VII

 

Este libro tiene un personaje principal que articula gran parte de los mitos que contiene (y ojo, es un libro en el que hay pocas metamorfosis); se trata de Medea, una mujer muy destacada dentro de la Mitología Griega, y que se encuentra entre mujeres sabias, hechiceras, poderosas (con todas las consecuencias) como Circe, Pasífae (ambas tías de Medea) y Calipso.

Por eso os recomiendo que leáis algo de información antes de poneros a leer el libro de esta semana. Buscad sobre Jasón y los Argonautas, sobre el Vellocino de oro (que es fascinante), sobre la propia Medea y también sobre su relación con Egeo (padre de Teseo). De todas maneras yo os voy a dar unas pinceladas por si queréis primero leer aquí, luego las Metamorfosis, y luego seguir indagando. En verdad es muy interesante este personaje (más que la wikipedia, que tiene bastante información, os recomiendo algún otro buen diccionario de mitología que podáis consultar).

 

Medea y Jasón. El libro comienza cuando Jasón ha llegado a la Cólquide y Medea lo ve y se enamora. Es fascinante el magisterio de Ovidio que te describe en apenas unas pinceladas ese enamoramiento y dos páginas después te está contando el pasaje en el que Jasón unce los bueyes de metal que escupen fuego con igual intensidad en las descripciones (como si lo hubiera visto o vivido). Lo cierto es que Eetes no tiene ganas de darle el Vellocino de oro así sin más a Jasón (quien lo necesita para recuperar el trono de Yolco que ahora usurpa su tío Pelias) y por eso le pide que unza dos toros de bronce (que escupen fuego) y que siempre con ellos unos dientes de dragón; y después de hacer eso tendrá que vencer al dragón que custodia el Vellocino. ¿No os parece todo fascinante y extraño? Dentro de los mitos clásicos este mito está lleno de elementos insólitos y de dificultades asombrosas.

Jasón promete a Medea que se la llevará con él y se casará con ella si le ayuda, y Medea, enamorada, decide hacerlo. Sólo gracias a los brebajes e indicaciones de Medea Jasón logrará salir airoso de tan complejas pruebas y trampas (porque lo de sembrar los dientes tiene también su aquél). Y para que Jasón consiga el Vellocino de oro Medea tendrá que dejar atrás su vida y traicionar a los suyos. De hecho cuando los Argonautas están huyendo Medea es quien logra que dejen atrás a los barcos que les persiguen, y cómo lo hace: mata y trocea a su hermano Apsirto, tira los trozos a un lado y otro del mar y Eetes, su padre, tiene que ir parando para recoger los trozos de su hijo para poder darle una correcta sepultura.

Pero sigamos con Medea.

 

Esón y Pelias. Esón es el padre de Jasón y el hermano de Pelias, quien le ha usurpado el trono. Esón salvó a su hijo Jasón llevándolo con Quirón, el Centauro, para que le educara. Y cuando volvió años después a Yolco para reclamar el trono Pelias le dijo que se lo daría si traía el Vellocino de oro. Claro que una vez ha regresado con tan importante (y difícil de conseguir) objeto Pelias no está muy por la labor de dejar el trono. Es por eso que Medea entra de nuevo en acción para ayudar a su amado Jasón.

Medea logra rejuvenecer a Esón (a estas alturas tenéis claro que Medea es una hechicera bien poderosa) y consigue convencer a las hijas de Pelias para que ellas también rejuvenezcan a su padre (matándolo, troceándolo y echándolo en un caldero, de donde saldrá rejuvenecido como Esón).

 

Huida de Medea. Sorprende que Ovidio pase tan de puntillas por este asunto que es de los más significativos del mito de Medea, quizás sea porque no quiere incidir en esta parte tan dura (y brutal) de la historia. Se cita en apenas dos líneas toda esta historia.

Después de la muerte de Pelias Medea y Jasón huyen a Corinto donde, tras varios años allí viviendo, Creonte, el rey, le propone a Jasón que abandone a Medea y se case con Glauca, su hija, para que, de este modo, se convierta en el próximo rey de la ciudad.

Jasón accede y Medea, enfurecida, le envía un presente a la novia, un traje envenenado que cuando se lo pone la mata -con dolores horribles- (otra versión es que una vez puesto el traje arde y convierte a la novia en una tea humana). En ambos casos Creonte trata de salvar a su hija y muere con ella.

Pero esta venganza no es suficiente, Medea también asesina a sus dos hijos (cuyo padre es Jasón) y escapa de la ciudad en un carro tirado por dos dragones alados.

 

Medea en Atenas. El rey de Atenas no podía concebir hijos y Medea le ofreció su ayuda con la condición de que él le diera protección cuando sus enemigos la persiguieran (porque sabía, gracias a sus artes hechiceras, que más adelante necesitaría protección). Así fue como Egeo pudo concebir un hijo, Teseo, con Etra, hija del rey de Trecén. Escondió su espada y sus sandalias debajo de una roca y le dijo a Etra que cuando su hijo pudiera sacar esos objetos de debajo de la roca que fuera a Atenas donde sería reconocido como su hijo y heredero del trono (Egeo no quería que Teseo fuera siendo niño por temor a sus sobrinos, que anhelaban el trono y pensaba que podían matar a su pequeño hijo).

Pasaron los años y Egeo no sabía nada de su hijo, y entonces llegó Medea reclamando su protección. Egeo no solo la protegió, sino que se casó con ella y llegaron a tener un hijo. 

Años después se presentó Teseo en la corte de Atenas. Su padre no lo reconoció, pero Medea sí, y trató de envenenarlo para que su hijo (Medo) fuera el rey de Atenas, afortunadamente Teseo lo evitó y Egeo reconoció a su primogénito y heredero del trono.

Y es este el momento en el que Medea huye y comienza otro gran mito, el de Minos, Pasífae y el Minotauro (que proseguirá en el siguiente libro).

 

Minos y Atenas. Minos está casado con Pasífae (recordad, tía de Medea y hermana de Circe, quien ha salido citada en algún momento ya del libro). Lo cierto es que Minos y Pasífae tienen varios hijos (algunos de ellos os sonarán, como Ariadna y el Minotauro; otros no, como Andrógeo. Me da mucha rabia no tener mis notas aquí porque la historia de alguno de los seis hijos de Minos y Pasífae es bien interesante). Andrógeo ganó unos juegos en Atenas y eso no gustó mucho allí y fue asesinado, por eso Minos, rey de Creta, decide vengarse y va con su fuerte armada a luchar contra Atenas; en el camino va reclamando a sus aliados que le ayuden (unos van, otros no), pero finalmente no hará falta el combate, porque una peste asolará Egina (y también Atenas) y los oráculos advierten de que la peste no cesará hasta que Atenas no acceda a dar un tributo a Creta (catorce jóvenes vírgenes que serán sacrificados por el Minotauro cada cien lunas).

 

Los mirmidones. Aquí hay una metamorfosis más al uso (o al menos más parecida a otras que contiene este libro), los mirmidontes, hombres que provienen de las hormigas. Aquiles fue un mirmidón (si recordáis la película de Troya iban vestidos de negro, como las hormigas. Era todo un detalle).

 

Procris y Céfalo. Una historia de celos e infidelidades muy del gusto de la época (y de muchas épocas, recordad que hay otra historia similar en el Quijote, por ejemplo) y que, creo, en la actualidad están bastante superadas. El mito de Procris y Céfalo es distino en Ovidio, echad un vistazo a cualquier diccionario que tengáis de mitología.

 

Me interesa mucho saber vuestra opinión sobre Medea, los mitos en los que ella participa, ¿por qué creéis que actúa de esa manera?, ¿qué pensáis que hace que esta mujer sea tan relevante en la mitología griega y haya sido tan contada, cantada, citada… durante miles de años?

 

Saludos cordiales

 

Pep Bruno