Nuestros Clubes de Lectura

Club de lectura de poesía.
Si te interesa la poesía o todavía no la has probado, éste es tu club.

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

3ª parte. La Niña. Hasta el capítulo 5.

Libro que estamos comentando: 
Los Divinos
Los Tutti Fruttis ya han vuelto de su "paseo por el poker" en la finca del Duque. Su estancia en Atolaima evidenció los cambios que se estaban produciendo en los integrantes del grupo y, especialmente, en las relaciones de el Muñeco con los demás.
 
El narrador, o tal vez el mismo Hobo, apunta que las biografías de los Tuttis ... "van tirando por el lado suave y por la orilla de lo muelle hacia algo oscuro y complicado, con resultados no previstos e una crueldad indescriptible". Y se pregunta también si este proceso ha sido lento y, por lo tanto, no ha sido percibido con pruebas evidentes por ninguno de ellos, o, por el contrario, es fruto de un cambio instantaneo que se cumple de un solo paso, "como quien atraviesa una puerta que ya estaba abierta".
 
Ya es claro y evidente que están muy lejos los tiempos en los que todo el grupo compartía ilusiones y ganas de diversión. A pesar de que una cierta camaradería y un espíritu de autoprotección que proporciona el grupo sean lo único que les mantiene unidos (y tal vez también el hecho de pertenecer a la misma clase social, la adinerada), ciertos aspectos de la vida privada de cada uno de ellos permanece oculta para los demás, aunque con el discurrir de la novela sea el Hobbitt, el narrador, el que menos detalles conozca de la vida privad de los demás y sea el único que no comparte ese sentimiento de clase dominante, y por eso es posible que la autora le ha encargado la tarea de narrar esta historia en primera persona.
 
El infanticidio que amotinó a una sociedad
 
Este capítulo , esta parte de la novela, lleva el título de "La niña" y va a estar marcado por la presencia, nunca de forma directa pero siempre siendo el centro de los hechos que van a acontecer a partir de ahora, de la niña que va a ser víctima de la brutalidad del Muñeco.
 
Para ofrecer referencias de esta niña, de la que no sabremos el nombre y que únicamente se la nombrará con el muy genérico Niña-niña, parece muy adecuado que Laura Restrepo describa de forma casi documental la separación física que se produce en Bogotá entre la sociedad más acaudalada y la más pobre. Los pobres, provinientes de éxodo del campo destruido por la violencia de la lucha contra las guerrilla y de la misma pobreza que allí les impide sacar adelante a sus familias, han ocupado los barrios altos de la capital de Colombialos cerros, y desde allí, desde las alturas que dominan el luminoso respirar de la gran urbe que es Bogotá, sobreviven con escasos bienes materiales y casi olvidados por los que viven en la zona baja, al abrigo de las alturas de la cordillera andina.
 
Esa separación física, que a veces parece cargada de ironía al relacionar los barrios altos con los barrios pobres, refleja las divisiones de las jerarquías y las distinciones de clase social y el reparto del dinero que se produce en la capital bogotana.
 
Muy gráficamenta la autora pone en boca de Hobo una descripción que sirva de ejemplo para ilustrar estas diferencia entre los distintos barrios de la ciudad, parafraseando a Roy Batty, el replicante de Blade Runne: "he visto media ciudad brillar en madio de rayos de sol mientras la otra media naufraga en un aguacero diluviano".
 
Esa separación física entre los distintos barrios provoca la aparición de puntos de encuentro donde los límites físicos se acortan aunque estén muy lejos de mezclarse. En esos puntos se producen inevitablemente friciones y es allí donde, en un bloque que domina las altura de la ciudad, vive el Muñeco, vigilando como un depredador la presencia de sus posibles víctimas gracias a la utilización repugnante de un telescopio.
 
La autora, con esos ingredientes y con  las descripciones que ha hecho en capítulos anteriores de los miembros de los Tuttis, va a exponer su tesis del origen y la explicación del horroroso crimen que se va a describir a continuación, que el Muñeco, ejemplificando el poder abusador de los de su clase social, atropella la inocencia de una niña de siete años, primero porque puede, puesto que él es el poderoso y la niña está a años luz de su clase social y, segundo porque se siente impune y piensa que cualquer cosa le está permitido, como le lleva pasando toda su vida a él y sus amigos desde los tiempos del Liceo Cervantes.
 
La primera toma de contacto de Hobo con los horribles hechos que vamos a conocer a continuación se va a producir cuando el narrador baje al supermercado para compar algo de avituallamiento que le permita enfrentarse a una larga sesión de Juego de Tronos y se encuentre en la calle con Tarabeo, nervioso y sin resuello, que le insta a que borre del portatil del Muñeco cualquier archivo de contenido sexual que allí se encuentre.