Nuestros Clubes de Lectura

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

Continuamos: Capítulos 4 al 6

Libro que estamos comentando: 
Las Lágrimas de Shiva

Hola a todos y todas los que compartimos la lectura de Las Lágrimas de Shiva. Ya se han planteado durante los tres primeros capítulos algunos de los enigmas que tocarán resolver en los próximos dias. Con la lectura de tres nuevos capítulos, la historia va tomando forma y se abriran nuevos interrogantes. Ahi va la propuesta de esta semana:

En el cuarto capítulo : La extraña historia de Beatriz Obregón.

Violeta le enseña a Javier en el cementerio el mausoleo de la familia Obregón y la tumba de Beatriz que se encontraba a espaldas de dicho edificio, pero la tumba está vacía. Violeta cuenta como su  tatarabuelo Teodoro, quiso casar a su hija Beatriz con Sebastián Mendoza, el hijo mayor de una familia adinerada. Sebastián estaba enamorado de Beatriz y le regaló un valioso collar con cinco enormes esmeraldas,  pero un día antes de la boda Beatriz desapareció y los Mendoza exigieron la devolución del collar pero este no apareció, por lo que dedujeron que Beatriz había escapado con la joya

.

Desde que fueron al cementerio y Violeta le cuenta a Javier la historia de Beatriz se llevan mejor. A partir de entonces se reúnen para charlar, pasear, oír música o intercambiar lecturas. Comparten una relación muy especial basada en los libros que les gustan a cada uno de ellos. Javier es un lector empedernido de novelas de ciencia ficción, mientras que Violeta desprecia el género y considera que hay que hacer lecturas “más serias”

.

¿Os gustaría saber de qué tratan los libros que leen Javier y Violeta? Puede que alguno de ellos os interese y os animéis a leerlo. en este enlace podreis ver todos los libros de Javier y Violeta: https://lclcarmen1.wordpress.com/lecturas-curso-2014-2015/las-lagrimas-de-shiva-de-cesar-mallorqui/las-lagrimas-de-shiva-los-libros-de-javier-y-violeta/

En este capítulo Beatriz  Obregón se siente distinta, como el monstruo de Frankenstein y le gustaría marchar lejos. Dice que ha paseado por el barrio de Las Herrerías y creyó ver el Savanna. Sorprende quwe este caítulo Rosa se vuelva a escapar por la ventana para encontrarse con Gabriel Mendoza, del que está enamorada, sin embargo su padre le ha prohibido salir con un Mendoza puesto que son enemigos de la familia Obregón. Fíjaos en el enfrentamiento entre Mendozas y Obregones: ¿Creéis que en la vida real un conflicto no resuelto entre dos familias puede llegar a arrastrarse durante setenta años? 

En el quinto capítulo: Savanna.

 Violeta y Javier van a la playa del sardinero y luego a Puerto Chico a visitar una tienda de efectos marinos llamada el Cormorán, es la tienda donde venden escafandras, sextantes, cartas marinas, catalejos, etc., javier y Violeta descubren que el Savanna era un barco de vela, una goleta, y Simón Cienfuegos era el capitán y propietario del barco. Con sus averiguaciones llegan a la conclusión de que Beatriz escapó con el collar porque no quería casarse con alguien a quien no amaba y cuando estaban en alta mar, la tripulación del barco la asesinó para quedarse con el collar. En este capítulo sucede un hecho histórico: el 16 de julio de 1969 la nave espacial Apolo XI despegó de Cabo Cañaveral con destino a la Luna. El lanzamiento se retransmitió por televisión y Javier pudo verlo en un bar cercano a la casa de sus tíos.

 
En el sexto Capítulo : La mano en el espejo

Tío Luis sorprende a Javier con una televisión de fabricación casera, y consigue ver la llegada del hombre a la Luna en la tele que construyó tío Luis. En este capítulo se describe la personalidad de las cuatro primas. Para intrigar más a los lectores , misteriosamente un nombre de mujer aparece en el espejo del baño después de que se duche Javier. Violeta cree que ha resuelto el enigma....

En el trasfondo de la novela hay una historia de fantasmas. y respecto a los fenómenos sobrenaturales, en narrativa fantástica siempre han existido dos tendencias contrapuestas: una defiende que el autor debe creer en los fantasmas, pues un autor que no creyera en ellos difícilmente podría tomárselos lo bastante en serio como para escribir un relato eficaz. En cambio, la segunda tendencia defiende exactamente lo contrario, que es precisamente el autor que no cree en los fantasmas quien mejor escribirá sobre ellos, pues la presencia del fantasma será para él una auténtica trasgresión, algo contra natura que, por lo tanto, dará miedo, mientras que el autor que cree en ellos podrá presentarlos como un fenómeno natural y sus fantasmas no resultarán por lo tanto temibles. ¿Qué opináis al respecto? ¿Por cual tendencia os inclináis?

Feliz lectura

Saludos

Alejandro