Nuestros Clubes de Lectura

Club de lectura de poesía.
Si te interesa la poesía o todavía no la has probado, éste es tu club.

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

La Catedral: desde Cap. 8 hasta cap. 11

Libro que estamos comentando: 
La catedral

Hola todas y todos, ya hemos cruzado el ecuador de la lectura compartida de La Catedral, los misterios se irán incrementando y el interés aumentando. Como habréis podido comprobar, la novela está narrada en primera persona. Esto quiere decir que su narrador es interno y también protagonista, ya que la persona que narra los hechos es el protagonista de la obra, Telmo Yáñez. Podemos ver estas características en momentos como por ejemplo, el siguiente: “Mi aventura se inició con la llegada de un misterioso jinete procedente de Francia…” (Página 26) o “Han transcurrido muchos años desde que sucedió lo que ahora voy a relatar y, sin embargo, el recuerdo de aquellos hechos permanece nítido en mi memoria.” (Página 11).

Otra cosa importante: el espacio. El espacio de la obra es bastante diverso. Primeramente, la acción se sitúa en Estella, un pequeño pueblo de Navarra, que es donde ha vivido siempre Telmo y su familia. Después, aunque por poco tiempo (pocos capítulos) la acción se sitúa en todos los lugares por los que pasan Telmo y sus acompañantes hasta llegar a su destino, y finalmente, la mayor parte de la narración se sitúa en Kerloc’h, un pueblecito costero situado en la Bretaña francesa.

Capítulo 8: Cuando llegaron a la casa de Ben Mossé todo estaba desierto, avanzaron un poco para llamar a la puerta de la casa, pero en ese momento Ben Mosé salió corriendo de la casa gritando que se tiraran al suelo, todos se quedaron sorprendidos y acto seguido los tres guerreros se tiraron al suelo, Telmo se quedó de pie, se produjo una gran explosión y a Ben Mosé saltaba como un niño de felicidad mientras repetía continuamente lo maravilloso que era aquello, más tarde se enteraron de que Ben Mosé era alquimista. Llegaron hasta la casa de Ben Mossé y allí hablaron sobre el dinero para financiar la obra de la catedral, y de los misterios que ésta albergaba, Ben Mosé les dijo que él también creía que el dinero de la obra provenía del tesoro robado a los templarios tiempo atrás, pues la construcción de la catedral de Kerloc’h y la reaparición a la vez de la Orden del Águila era muy extraño. Esa misma mañana Telmo fue a la fortaleza para empezar a tallar la estatua que debía presidir el altar mayor, dentro de ella lo recibió Carcassonne que se comportó espléndidamente con Telmo.

Capítulo 9: Todos se quedaron atónitos al saber que la figura que iba a presidir el altar mayor sería la del arcángel San Miguel, pues creían que iba a estar dedicada a San Juan, por la orden que había allí. Fue una tarde cuando el maestro Hugo llamó a Telmo muy exaltado para que corriera a llamar a los otros, pues debía contarles un nuevo descubrimiento que habían hecho, Temo encontró a sus amigos templarios practicando esgrima en el bosque y los llamó. Dentro de la catedral se reunieron todos ellos Ben Mossé y Helmut, el obrero que se encargaba de averiguar el paradero del maestro Thibaud. Ya todos allí reunidos se adentraron en una cripta que había oculta dentro de la catedral, cuando bajaron vieron que allí había un altar celta. Era extraño encontrar aquello dentro de una catedral. Abajo a poco más de un palmo había una marca gravada con sangre a la pared, era la marca de Thibauld, el maestro desaparecido, sin duda todo aquello se estaba poniendo interesante.

Capítulo 10: Veinte días más tarde fue coronado el templo, es decir fue techado. Un día como otro cualquiera fue encontrado con las manos en la masa un ladrón que tan solo estaba robando una gallina para poder subsistir, pues no tenía dinero y estaba muy hambriento. Fue condenado a muerte, y llevado ante los guerreros de La Orden del Águila para que decidieran su sentencia, todos esperaban el ahorcamiento, pero de repente el capitán Corvus dijo que no podía ser ahorcado, por eso Corvus le propuso otra forma de decidir si viviría. El ladrón debería enfrentarse a Corvus espada contra espada, el ladrón tendría una oportunidad mientras Corvus contaba hasta treinta para darle ventaja, pero no tuvo suerte, Corvus de una sola estocada lo traspaso de lado a lado por el estómago, luego con una finta le rebano la cabeza quedando en ella la expresión de horror permanente que tenía el ladrón durante la lucha. Después de la sangrienta lucha Telmo se sorprendió al ver la expresión de Erik pues era tensa y cargada de rabia, Telmo le pregunto qué pasaba, mientras el miraba a Corvus aseguro que él era Simón de Valaquia, el mismo que años atrás robo el tesoro de los Templarios. Erik propuso atacar ya cuando estaban todos reunidos, pero Ben Mosé dijo que era muy arriesgado. Cuando Telmo salió de la reunión se tropezó con Korrigan, y este le contó un secreto. En la catedral había una cripta oculta que ellos no habían descubierto aún donde se cometieron crímenes antiguamente, Telmo le pregunto que donde estaba pero Korrigan solo le supo decir una extraña frase en latín que no sabía muy bien lo que significaba, el día siguiente Korrigan apareció muerto, todos decían que había sido por que se había caído de los andamios, pero Telmo no pensaba así. Era raro era que se muriera accidentalmente después de que le contara el secreto a Telmo.

Capítulo 11: Al día siguiente Helmut desapareció, coincidiendo también, que a él también, Telmo le había hablado sobre la cripta oculta. Le buscaron por todas partes pero no apareció, a los tres días dejaron de buscarlo, pues ya lo daban por muerto. A la mañana siguiente se empezó a colocar la campana en lo alto del campanario, una labor muy delicada, aquella misma mañana Telmo se dio cuenta de que ya había terminado su obra, Corveran le dio unos extraños símbolos para que los gravara en la base de la escultura. El diecinueve de septiembre Corveran mando a llamar a todo el pueblo, allí dijo que debería abandonar el pueblo en dos días lo cual no gusto mucho a la gente, pero que también daría dos meses de salarios extra, la gente empezó a recoger sus cosas para marcharse. Pero ¿de que serviría la catedral si no había gente? Había algo extraño en todo aquello Ben Mosé le pregunto a Telmo si la estatua tenía algún significado en especial, Telmo le dijo que Corveran le había pedido que tallara unas letras hebreas en la base de la columna, pero aparte de eso nada en especial, Ben Mosé tradujo las letras que le había enseñado Telmo, ¡era el nombre de Lucifer en hebreo!

¡Que interesante se está poniendo todo! ¿Verdad? Se acerca el desenlace.

Como os contaba a principio de este post el narrador principal es Telmo, aunque esta narración muestra los tres diferentes estilos de narración, que muchas veces se combinan entre ellos. Estos modos son la narración, la descripción y el diálogo.

 

Como texto narrativo que es, la novela incluye en gran parte estilo narrativo. Este estilo se logra diferenciar de los otros gracias a que se narran hechos y estos hechos narrados provienen de la “boca” de un narrador.

Ejemplo: Madre pasó toda la noche llorando a causa de mi partida. Lo sé porque yo tampoco pude conciliar el sueño –excitado como estaba por la inesperada aventura en que me iba a embarcar-, y en la oscuridad de nuestro hogar podía escuchar sus sollozos y las quedas palabras de consuelo que le dirigía mi padre. (Página 40).

También hay que mencionar que en muchas ocasiones se hacen paréntesis y Telmo no es el narrador de la historia. En estos casos lo que sucede es que los diversos personajes mantienen conversaciones entre ellos. Por lo tanto, se puede decir que también hay diálogo en la novela. Ejemplo:

-¿A qué huele? –pregunté

-A mar –contestó Erik.

[…]

-¿Cómo es el mar?

-¿No lo has visto nunca, Telmo? (Página 68).

Por último, no hay que olvidar nombrar el estilo descriptivo que se utiliza, necesario para poder crear un escenario para que el lector disfrute de la obra y logre situarla en un contexto, histórico y de lugar.

Ejemplo de estilo descriptivo en la novela:

Uno de los forasteros era enorme, el hombre más grande que jamás he visto. Mediría por lo menos cinco codos de altura, tenía los hombros anchos como un oso y debía pesar once arrobas de puro músculo. Su pelo era casi blanco de tan rubio y lo llevaba recogido en una larga trenza. De su barba pendían numerosos aretes de hierro, que tintineaban con cada movimiento de cabeza. (Página 30).

Me gustaría saber que parte de lo que habéis leído hasta ahora os resulta más interesante, y qué parte no os ha gustado tanto y las modificaríais. ¿Te parece importante que narrador y protagonista sean la misma persona?¿Qué habría cambiado en este novela si los hechos los hubiera contado un narrador en 3ª persona?

hay algunas palabras que son clave en la historia y tienen un significado especial en ella: “lathomus”, imaginero, logia, “tour”, “trismegistos”, “baussant”, alquimia, “pulvis nigrum” o “pulvis catapultarius”, “assissine”, besante, “Harmagedón”...

Feliz semana de lecturas

Saludos

Alejandro