Nuestros Clubes de Lectura

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

Segunda parte. Hasta el final de la parte I. El atractivo de Leslie White

Libro que estamos comentando: 
El otro nombre de Laura
Nada nuevo vamos a conocer en esta segunda parte que nos aporte nuevas pistas sobre la muerte de Laura Swan
Ya la semana anterior se nos hizo patente que en esta novela, como así lo reflejan muchas críticas, prevalece el estudio de los personajes sobre la trama policial. No es una novela negra al uso ni la acción está constantemente presente para hace avanzar al argumento. De hecho vamos a conocer más a los protagonistas por numerosos flashbacks que se entremezclan y forman el caleidoscopio cuyo nucleo central es la figura de la difunta Laura  
Eso sí, estos personajes están llenos de vida, aunque sea la miserable que viven el el Dublín de los años 50, siempre mirando con recelo a sus vecinos del Reino Unido y viviendo en un ambiente opaco, religioso y gris. Black consigue que ellos se construyan, y ese es uno de sus grandes atractivos, alrededor de lo que dicen, lo que piensan, lo que hacen y lo que de ellos opinan los demás. 
 
 
 
 
Heredados de su anterior novela y primera de la serie, El secreto de Christine, los nombres más relevantes continúan en esta: Quirke (patólogo), Inspector Hackett (policía), Phoebe (hija de Quirke), David Sinclair (patólogo ayudante de Quirke). También hay otros personajes que ya aparecieron en su novela anterior y a los que todavía hay que precisar sus relaciones familiares con Quirke, Malachy Griffin y su difunta mujer Sarah, Rose Crawford, su madrastra y con la que mantiene, fruto del pasado,
una relación tortuosa.
 
De Deirdre Hunt, todavía no Laura, conoceremos su extaña fascinación por el doctor Kreutz, un extaño médico Deirdre que se dedica, según declaración propia a la sanación espiritual y cuyos clientes son exclusivamente mujeres. Demasiados aspectos excepcionales para que Deirdre no desconfíe de él. A pesar de su juventud e ingenuidad percibe en el doctor aspectos deslumbrantes que no hay de ninguna manera en su gris matrimonio con Billy Hunt.
"Era imposible que le dijera nada a Billy; demasiado bien sabía lo que le diría Billy. No le había dicho nada del doctor Kreutz. No lo entendería. además ese era su secreto"
 
La relación de Kreutz con Deirdre resulta misteriosa y oscura. Ella cae fascinada por la inusual y extravagante imagen y personalidad del médico: "no sabía bien qué pretendía del doctor Kreutz, ni qué esperaba de él." 
Tal vez no estaba acostumbrada a que un hombre se le acercase o se interesase por ella sin demostrar oscuras y sucias intenciones. Ni tampoco ella se lo imaginaba en el acto de besarla, estrecharla en sus brazos o buscando acercamientos más íntimos. Todo parece más puro si no fuera porque se advierte en Deirdre una actitud morbosa hacia el extrafalario doctor indio, además tampoco le había comentado a su marido que iba a visitar al médico todos los miércoles e, incluso, los días de fiesta en los que su marido viajaba por trabajo.
¿No os parece que esta actitud morbosa de Deirdre se repite con Leslie White, y que también Phoebe acaba en los brazos de Leslie atraida por una mezcla de atracción física y vértigo ante los peligros que suponen relacionarse con alguien que no le va traer si no complicaciones?
 
Phoebe conoce a Leslie cuando ya sabe del trágico final de su socia en The Silver Swan. Él tampoco le oculta que su mujer lo acaba de echar de casa, además le habla con descaro y sin atisbo de pena de la muerte de Laura, de las dificultades económicas por las que han pasado nus negocios y de lo desacostumbrado de la relación de ambos con Kreutz. Por contra Phoebe demuestra estar al tanto de las extrañas circunstancias que han rodeado la muerte de Deirdre/Laura.
Parece inevitable que entre ambos se establezca una relación puramente sexual en la que las palabras amor o afecto no se escuchan demasiado: "¿Estaba tal vez enamorada de él? El pensamiento era tan ridículo que casi le dio ganas de reir"
 
Creo que los capítulos de esta parte que estamos comentando están acaparados por Deirdre y Phoebe, en momentos distintos, en su relación con Leslie White. Aunque la personalidad de ambas sea totalmente contrapuesta, caen rendidas ante un fantoche profusamente descrito en la novela desde varios puntos de vista, y del que lo mejor que de él se podría decir es que sabía llevar con soltura y elegancia un abrigo de pelo de camello.
¿Cuáles son las cualidades de Leslie para que sea el verdadero protagonista hasta ahora de la novela? Y si nos ponemos a adivinar ¿cuál es la causa por la que ha recibido esa tremenda paliza?
 
Al contrario de la relación de Leslie con las dos mujeres, el encuentro de Quirke con la exmujer de Leslie es cualquier cosa menos excitante. Enternece el esfuerzo de Kate por autoafirmarse como persona, aunque sea a costa de acostarse con el primero que llega a su casa, en este caso Quirke. Su sed de venganza le hace caer en la situación más patética de la novela, intentado tejer una tela de araña para atraer al patólogo, que no muestra un rechazo decidido, más bien parece que le atrae la dama aunque manifieste varias veces, con la boca chica, su voluntad de marcharse . Menos mál que Kate demuestra finalmente tener suficiente personalidad y criterio propio y, aunque todavía se encuentre cegada por el dolor que le ha producido la relación de su marido con Laura, decide a partir de ese momento que puede valérselas perféctamente por sí misma. ¡Kate es mi personaje favorito (hasta ahora)!
 
Por no ser demasiado exhaustivos, mencionaremos otras escenas de esta segunda parte, hasta el final del capítulo 14: la relación de Quirke con Phoebe, confusa todavía para los que no hemos leído la novela anterior, pero que se nos irá aclarando según vayamos avanzando en la lectura.
Tambíen conoceremos a otro personaje que será habitual en las próximas novelas de la serie Quirke, su ayudante Sinclair. Y al inspector Hackett, un policía al que Benjamín Black le define con cualquier cualidad menos con la diligencia, entrevistándose con Billy Hunt, al que describe con un físico rocoso de futbolista aficionado y con una personalidad turbia, con pocas luces, pero, a veces, fiera y vengativa.
John Banville / Benjamin Black, en España