Nuestros Clubes de Lectura

Club de lectura de poesía.
Si te interesa la poesía o todavía no la has probado, éste es tu club.

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

Cumbres borrascosas: capítulos 25 al 34

Libro que estamos comentando: 
Cumbres borrascosas

Hola a todas y todos, aquí llega la última entrega de las recomendaciones de lectura de Cumbres borrascosas. Creo que ha sido un libro bien entretenido y que nos ha dado muchos buenos ratos de conversación en los comentarios a los post de cada semana.

Y sin más preámbulos, vamos con el lío.

 

Capítulo 25. La historia que la señora Dean está contando a Lookwod se está acercando al momento (temporal) en el que se está narrando. Hace apenas unos meses de lo relatado en el capítulo anterior. Todo se va a precipitar a partir de este momento gracias a la ayuda de Edgar, el padre de Cati.

 

Capítulo 26. El reencuentro entre Linton y Catalina no es lo que ésta se esperaba. Nos encontramos además (esta vez resulta completamente evidente) con una marioneta enferma y muy asustada: "Linton no parecía recordar de lo que hablaba, y era evidente su dificultar en mantener cualquier clase de conversación. Su falta de interés por los temas que ella iniciaba, y la misma incapacidad para contribuir al entendimiento de Catalina, eran tan manifiestos que no pudo ésta ocultar su desencanto. Un cambio indefinible se había verificado en toda su persona y maneras." (p. 384). Es más, más adelante dice: "¿Por qué habrá querido verme? (...) Es como si esta entrevista fuera un travajo que se ve obligado a hacer por miedo a que supadre le riña" (p. 386). 

Y aun así esta muchacha cae en la trampa. En una burda y cruel trampa.

 

Capítulo 27. En el que finalmente se muestran las cartas y nos encontramos con un Linton más asustado que nunca (o al menos nos lo parece) y un Heathcliff más brutal que nunca. No por esperado no deja de quedarse uno turulato cuando lee estas páginas y todo lo que en ellas se cuenta. 

Insisto en la ingenuidad (por no decir algo más crudo) de Catalina, en la dejadez de Nelly, en la irresponsabilidad de Edgar, en la maldad de Heathcliff y de todos quienes le rodean; ¿es de creer que nadie, absolutamente nadie en esa casa mueva un dedo ante lo que está ocurriendo? Os recuerdo que allí viven Linton, Hareton, Zila y Jose. ¿Esto tampoco os resulta inverosímil?

 

Capítulo 28. No puedo hablar mucho sin destripar este capítulo, pero insisto: ¿es todo esto posible? ¿Y el cura, nada tiene que decir ante lo que sucede? Cinco días después llega Nely a la Granja de los Tordos ¿¡y no se monta la de dios!? En fin. Y aun así no hay manera de despegarse de las páginas, uno no puede dejar de leer todo lo que está ocurriendo.

 

Capítulo 29. Heathcliff culmina su venganza (laboriosa y tenaz durante años). Y es ahora que ha terminado cuando empezamos a conocer algo del alma atormentada (de puro enamorada) de este protagonista. 

Honestamente (y no quiero ser pesado), me resulta difícil de creer que alguien tan pragmático como Heathcliff de pronto nos desvele un alma atormentada y comience a divagar. Cosa que antes no ha hecho pero que, por lo que se ve, es importante (para la historia) que comience ahora con estos desvaríos.

¿Qué pensáis vosotros?

 

Capítulo 30. Muere Linton (al fin). Sí, os estoy adelantando algo (que por otra parte sabéis desde el segundo capítulo del libro). Y es ahora cuando nos encontramos con Cati, Hareton y Heathcliff en los últimos enredos de la trama. El final empieza a verse más o menos claro, aunque la autora no nos lo quiere poner fácil, porque los dos primos andan a la gresca como el perro y el gato. Acaso, ante la adversidad, nos encontramos con una Cati más fuerte y desafiante.

Es también muy interesante que en este punto la historia que cuenta la señora Nelly (que ocupa prácticamente desde que era niña hasta el tiempo presente de la novela) llega exactamente a ese punto: al presente. Y esto nos permite recuperar a un personaje que, desde las primeras páginas, no ha tenido participación activa. Sí, exacto, se trata de Lockwood, quien a partir de ahora entra a formar parte de la trama principal del libro. De hecho es gracias a él que podemos saber cómo concluye la novela.

 

Capítulo 31. Lockwood decide abandonar la Granja de los Tordos, eso sí, no sin antes acercarse hasta Cumbres borrascosas para que podamos seguir curioseando en esa casa oscura o, como el propio Lockwood afirma: "¿qué vida más tristona la de esa casa!" (p. 424)

Es también gracias a esta visita que podemos ver cómo es la relación de Hareton y de Cati, al menos en estos primeros momentos. 

 

Capítulos 32, 33 y 34. Han pasado unos meses y Lockwood vuelve por la zona (casualmente) y, gracias a esto, podemos enterarnos de qué ha ocurrido en Cumbres borrascosas. Y os anticipo que es un final redondo (del que no voy a contar nada más).

Os espero en los comentarios, especialmente para que me contéis qué pensáis de lo que le ocurre a Heathcliff y lo que sucede con Cati y con Hareton. Y, por cierto: ¿no encontráis la casa más brillante estas últimas páginas, más luminosa?

 

Espero que hayáis disfrutado con la lectura de "Cumbres borrascosas". Me ha gustado mucho leerlo con vosotras y vosotros y, sobre todo, me ha encantado ir leyendo vuestros comentarios y aportaciones, ha resultado muy enriquecedor.

Os recuerdo que ya está abierto el plazo para leer Las metamorfosis, de Ovidio, y que la próxima semana comenzaremos con ese libro fascinante.

Feliz semana de lectura

Pep Bruno

 

 

Imagen tomada de aquí.