Nuestros Clubes de Lectura

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

Rayuela: 67-83-142-34-87-105-96-94-91-82-99-35-121-36

Libro que estamos comentando: 
Rayuela

Esta semana terminamos con los capítulos "del lado de allá" (1-36), la próxima iniciamos el paseo por los capítulos "del lado de acá" (37-56) y, bueno, los capítulos "de otros lados" (57-155) los vamos picoteando desde hace rato (siguiendo las indicaciones del Tablero de dirección del propio autor. Tal como acaba el capítulo 36 uno no sabe si la referencia al lado de allá nos habla de que sucede en Europa (allá, cuando uno es de América) o si, sencillamente, el lado de allá es el del pasado, el de ese viaje que capítulo a capítulo va suponiendo un descenso a los infiernos (en cuyo corazón parece cerrarse -capítulo 36). En próximas semanas tendremos una idea más concreta de esta cuestión, mientras tanto, metámonos en harina.
 
67. Sueño/realidad y felicidad/infelicidad. Toca de lleno este breve pasaje esa incapacidad de Oliveira para ser feliz, para sentirse feliz; esa infelicidad "como un color gris que fuera un dolor y fuera el estómago".
 
83. Y abundando sobre ese binomio sueño/realidad en este capítulo el narrador reflexiona sobre alma/cuerpo. Lo que se es o no se es, o lo que también se es.
 
142. ¿Por qué este capítulo tiene párrafos numerados de ida y vuelta? ¿Es acaso un capítulo en espejo (como claramente sugieren los párrafos 5 de ida y de vuelta?, ¿un capítulo en espejo en cuanto a los argumentos y/o la manera de contarlos? Lo cierto es que en este capítulo nos hablan de la Maga y del arte y tratan de explicarnos, de contarnos (anque en 1 de ida y en 1 de vuelta se afirme que no se puede explicar); porque mientras muchos intentan comprender, otros, simplemente, son.
 
34. Esa voluntad de romper el texto que nos acompaña desde el inicio de la novela tiene una manera radical de evidenciarse en este capítulo en el que dos textos se van alternando (uno en líneas pares y otro en líneas impares) hasta el penúltimo párrafo. Ambos textos están relacionados.
Si en el capítulo anterior hablaban de la Maga y de su "ser más allá de comprender" ahora Oliveira hojea una de esas lecturas mediocres (desde su punto de vista) que tanto disfrutaba la Maga. Es una lectura sorprendente, disruptiva, poderosa. Podéis leerla de tres maneras: seguida (uff), líneas pares y líneas impares (al menos hasta el penúltimo párrafo).
¿Qué os parece esta propuesta?
 
87. ¿Quizás amar es una forma de "luchar contra la nada que nos barrerá? ¿Y quién amó: Oliveira amó a la Maga?
 
105. Una hermosísima morelliana sobre esa "nada que nos barrerá", morelliana que concluye: "Sólo en sueños, en la poesía, en el juego, nos asomamos a veces a lo que fuimos antes de ser esto".
 
96. El Club de la Serpiente va a la casa de Morelli. Recordad que Morelli había encargado a Oliveira y a Etienne que le ayudaran con su libro y les da la llave de su casa. A Etienne y Oliveira les falta tiempo para avisar al resto del club y se van todos (con dos botellas de coñac) para allá, al lugar donde vive y trabaja un escritor al que leen y admiran y sobre cuyos textos han hablado en el Club.
Esta frase de Etienne es maravillosa: "Parecemos una pesadilla que a lo mejor Morelli está soñando en el hospital". De nuevo el binomio sueño/realidad y de nuevo el juego en el plano de lo metaliterario (personajes en la mente del autor).
 
94. Nueva morelliana reflexionando sobre la simplificación (¿putrefacción?) del estilo literario. Muy interesante.
 
91. Llegan Ossip y Oliveira a casa de Morelli donde les espera el resto del Club. Quizás ambos vengan de la casa que antes era de la Maga donde tuvieron aquella interesante conversación (y en la que Gregorovius le cantó las cuarenta a Horacio).
Andan todos leyendo para tratar de ordenar el libro de Morelli.
 
82. Del ritmo (y el swing) a la hora de la creación. Qué cosa más curiosa, hace unos días leía algo muy similar de Ursula K. Le Guin (podéis leerlo aquí).
 
99. Un completo capítulo en el que el Club anda leyendo y comentando las notas de Morelli (morellianas que hemos leído también nosotros). Estas páginas están llenas de reflexiones interesantes (tengo muchos subrayados) que vuelven a retomar temas metaliterarios (literatura hablando de literatura) y literarios: lenguaje, estilo, realidad, arte... Y en los que se nos vuelve a interpelar como lectores de un libro que reflexiona sobre el propio libro y sobre nosotros: "lo que Morelli busca es quebrar los hábitos mentales del lector" (y eso hace rato que está claro, partiendo de la misma propuesta de Rayuela y topándose a cada rato con nuevos juegos y propuestas como los capítulos 142 y 34 de esta misma semana).
Un capítulo, insisto, bien enjundioso, que al estar articulado a partir de los diálogos del Club permite discutir ideas y reflexiones (y defender una posición y la contraria). Un ejemplo: "el escritor tiene que incendiar el lenguaje, acabar con las formas coaguladas e ir todavía más allá, poner en duda la posibilidad de que este lenguaje esté todavía en contacto con lo que pretende mentar". Y su respuesta unos párrafos más adelante: "ninguna revolución de verdad se hace contra las formas. Lo que cuenta es el fondo".
Poneos cómodos, cómodas, y disfrutad de la lectura.
 
35. Donde sabemos cómo acabó la reunión en casa de Morelli y en el que una Babs desatada (y borracha) no pudo callarse más y quiso ajustar cuentas con Oliveira. Cortázar no descansa: todo va ocurriendo pero es difícil que el narrador nos lo cuente de manera lineal: cambian puntos de vista, momentos temporales desde los que se nos cuentan las cosas... es sencillamente deslumbrante (una vez más). Recordad que Oliveira en los últimos capítulos ha perdido a la Maga, parece que también a Pola, ha tenido bronca con Ossip, ahora tiene movida con Babs (y quizás el resto del Club)... este viaje, como os decía al principio del post, es una bajada a los puros infiernos. (Y eso, como le dijo Gregorovius, a pesar de que Horacio podía ser una persona exitosa y, posiblemente, feliz: pareciera como si él fuera su peor enemigo). Leed, leed, os espero en los comentarios.
 
121. Poema de Ferlinghetti en las notas de Morelli con el tema del sueño (y sus monstruos).
 
36. Y llegamos a las puertas mismas del infierno. No voy a comentaros nada. Este capítulo lo recordaba vívidamente de mi primera lectura (hace 25 años exactos). Brutal. Tengo muchas ganas de saber qué os parece, qué opináis. Os espero, insisto, en los comentarios.
 
Feliz semana de lecturas
Pep Bruno