Nuestros Clubes de Lectura

Club de lectura de poesía.
Si te interesa la poesía o todavía no la has probado, éste es tu club.

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

4ª parte. La decepción de Diane.

Libro que estamos comentando: 
Golpéate el corazón
La relación con la profesora Aubusson transforma de tal manera Diane que ella misma admite que conocerla y compartir su tiempo con ella da sentido a su vida.
 
¿A qué se debe ese sorprendente y repentino entusiasmo? Supongo que se combinan diversas circunstancias. La primera es que Diane ha crecido necesitada de afecto materno y apoyo familiar. Por eso las atenciones que recibe de su profesora pueden suponer la sustitución de la figura materna en un momento en el que la joven se centra exclusivamente en sus estudios de medicina.
 
La segunda circunstancia es que Olivia Aubusson reproduce y fomenta con su actitud muchos de los comportamientos por los que se critica a Diane en su juventud: seriedad, rigor y entusiasmo por cumplir con sus deberes. En Olivia esa forma de proceder parece tan natural que Diane por fin encuentra un alma gemela con la que compartir su tiempo y sus intereses más alla de su obligaciones académicas.
 
La relación en un primer momento parece que resulta bastante beneficiosa para Diane: da un sentido más profundo a sus estudios, satisface la necesidad de relaciones sociales y afectivas en un momento en que ella parece que se encuentra muy sola, y se siente útil y recompensada en su esfuerzo por ayudar a Olivia a conseguir una plaza de catedrático en su universidad.
 
En un arranque de generosidad y mostrando una enorme fuerza de voluntad y de capacidad de trabajo Diane dedica dos años, en los que compagina sus estudios con el tra bajo en el hospital, a ayudar a su profesora a preparar las tareas necesarias para que el tribunal dé el visto bueno a la obtención del ansiado titulo. Nada detiene a ambas, ni el marido e hija de Olivia que permanecen durante este tiempo ocultos en el limbo del trabajo de su madre, ni el abandono al que somete Diane a su amiga Elisabeth y a su propia familia, absorbida como está en ayudar a su profesora.
 
Tanto esfuerzo tiene finalmente su recompensa cuando el tribunal, formado por colegas de Olivia a los que ella misma desprecia en conversaciones del ámbito privado, reconoce el excelente trabajo y la calidad de la exposición de la profesora.
 
Las dos amigas transitan en ese momento por la novela eufóricas por su éxito, a la vez que muestran una compenetración y una camaradería que parece que va a durar muchos tiempo. Sin embargo una nube de decepción ocupa la mente de Diane cuando advierte que su amiga reproduce los mismos defectos que durante los dos años anteriores ha criticado en sus colegas. Como una avalancha las actitudes egoistas e interesadas de Olivia resquebrajan la fraternidad de la pareja. 
 
Diane asiste estupefacta a los desplantes de su amiga, a la que parece habérsele subido a la cabeza su nuevo estatus académico; todo sin recibir ningún tipo de explicación de su profesora, que parece no reconocer el extraordinario esfuerzo que la joven ha realizado en los últimos años. 
 
 
El primer indicio de este cambio lo percibe Diane cuando entiende enseguida que ya no comerán juntas, que Olivia lo hará a partir de ahora en el comedor de los profesores a los que tanto criticó. Tampoco comparten confidencias, pero lo peor sucede cuando Diane advierte que Olivia le ha robado los aspectos más significativos de la tesis en la que están trabajando conjuntamente y que piensa incluirlos en una próxima obra que está preparando.
 
La autora eleva la tensión entre la profesora y la alumna cuando extrema el proceder arrogante y despectivo de la primera. ¿Es que todo ha sido una farsa entre Diane y Olivia? En esta última parte de la novela la joven muestra su decepción y su incredulidad con los cambios en la actidud de su antigua amiga. Se siente utilizada y víctima de un abuso continuado cuando Olivia le pide que se encargue de la mitad de sus clases en la universidad. Es na afrenta más, pero lo que de verdad entristece a Diane es ver como Olivia reproduce con su hija, Mariel, algunas actitudes que ella misma sufrió de su infancia de parte de su propia madre. 
 
El destino, sin embargo, es cruel y justiciero cuando unos años después nos presenta a una Diane madura y serena, dedicada plenamente a su trabajo y, de algna forma, reconciliada con su familia y, especialmente, con su madre. De Olivia finalmente tendrá noticias cuando reciba una visita de la policía para informarle que acaba de ser encontrada asesinada por más de veinte cuchilladas.