Nuestros Clubes de Lectura

Literatura de viajes

Club de lectura de poesía.

Literatura juvenil

Clásicos universales

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

SEMANA 2

Libro que estamos comentando: 
El rayo que no cesa

Buenas noches
 
Continuamos nuestra lectura siendo traspasados por la luz y electricidad de ese "rayo que no cesa". La mayoría de los estudiosos hernandianos consideran este poemario como la  obra más representativa y lograda del poeta.
 
La semana pasada leímos los 4 primeros poemas, así que esta semana toca leer los poemas 5 a 8 (ambos incluidos). Recordad que el análisis de la lectura y los intercambios de impresiones los hacemos a través de los comentarios, siendo muy importante vuestra participación porque son estas aportaciones las que nos conducen a nuevos puntos de vista y a reparar en aspectos en los que quizá nunca nos hubiésemos fijado. Cualquier comentario, por sencillo que sea, es bienvenido porque nos enriquece. 
 
Como  habréis podido comprobar tras la  lectura de los cuatro primeros poemas, el tema centra del poemario es el amor y, a su alrededor, giran los símbolos y las metáforas del libro; de hecho, el primer símbolo (que aparece ya en el propio título), el rayo, simboliza el amor y el deseo que traspasa al poeta: “¿No cesará este rayo que me habita?”. Por lo general, este amor es frustado en el sentido de que el escritor no se siente correspondido en la medida que él desea; por ello, el diálogo poético se desenvuelve exclusivamente entre el amado y la amada, pareciendo que el mundo no existe fuera de ellos. NNo obstante, conforme avance la lectura veremos que hay otrros temas en el libro como son la muerte, la vida y la pena (si bien, todos ellos relacionados con  el amor).

La mayoría de los símbolos utilizados por Miguel Hernández tienen su origen en el paisaje levantino (ya que él era de Orihuela) como el limonero, el naranjo,..(quizás de ahí el predominio del amarillo que señalaba una lectora en los poemas que hemos leído, que también podría ser interpretado como símbolo de la amargura) y en su intenso contacto con la naturaleza (la cabra, la luna...) debido a su profesión como pastor. Podríamos decir que es un libro que sigue los preceptos impresionistas en el empleo del color.
 
Sin embargo, en uno de los poemas más famosos de Miguel Hernández (Poema 4: Me tiraste un limón...), el limón es símbolo del pecho femenino, con su punta de seno duro y largo. Y, en relación a él, aparece la sangre alterada del hombre, símbolo del deseo, y la camisa, que representa al sexo masculino (“Me tiraste un limón, y tan amargo”). La frustración que le produce el rechazo de la mujer se traduce en una honda y profunda pena.
 
En los pomas que hemos leído podemos comprobar también que, aunque Miguel Hernández fue un poeta autodidacta, presenta influencias de Garcilaso de la Vega, Quevedo o Lope de Vega que acercan sus sonetos a las canciones pastoriles y al "amor cortés".
 
 
Entre los versos que nos han atrapado, señalamos este que habla de las lágrimas: Recojo con las pestañas/ sal del alma.
 
¿Habéis atrapado algún verso más?
 
Nos vemos en los comentarios, cuidaos y cuidad.
 
Besos y versos