Nuestros Clubes de Lectura

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

Última parte: la libertad de Florence y la prisión de Israel

Libro que estamos comentando: 
Una novela criminal
Para la opinión pública francesa el caso de la ciudadana francesa Florence Cassez debía guardar bastantes similitudes con el caso Dreyfus que conmovió  cien años antes los pilares de la sociedad y la política francesa.
 
Quizás convenga recordarlo.
"El oficial del ejército Alfred Dreyfus, que sirvió en el Estado Mayor General de Francia, fue acusado de espionaje y arrestado el 22 de diciembre de 1894. Se lo acusaba de haber escrito un bordereau (“lista”) con documentos militares secretos del gobierno francés, dirigido al mayor Max von Schwartzkoppen –agregado militar alemán en París–, encontrado en un cubo de basura y cuya caligrafía apenas se asemejaba a la de Dreyfus.
Su acusación y el proceso judicial, además de ser fraudulento, ocasionó que muchos sectores motivados por la prensa antisemita, acosaran al acusado con gritos e insultos. En la sentencia Dreyfus fue considerado culpable y lo confinaron a una cárcel en la inhóspita Isla del Diablo, en la Guyana Francesa, por el resto de su vida.
Este suceso fue el detonante para que sectores reaccionarios y antisemitas reaccionaran contra la comunidad judía poniendo énfasis en su falta de lealtad hacia Francia. Esa mirada no fue uniforme en toda la sociedad. En 1896, el teniente coronel George Picquart, jefe de la inteligencia militar francesa, reveló pruebas que acusaban al verdadero autor del bordereau. El mismo era un oficial de infantería francés, el comandante Marie Charles Esterházy.
A pesar de este descubrimiento el ejército francés, insistió con la condena hacia Dreyfus. Picquart fue apartado de su cargo y enviado a Argelia; y si bien Esterhazy fue juzgado en 1898, el tribunal militar lo absolvió en un teatro de juicio que duró apenas unos minutos."
 
Tal vez sea por eso, y por un cierto complejo de culpabilidad, por lo que el gobierno francés, dirigido entonces por Sarkozy, se implicó de forma contundente en defender los derechos de su ciudadana Florence Cassez, acusada en un porceso que presentaba un gran número de irregularidades. Su actitud chocó frontalmente con la administración de justicia mexicana y despertó un amplio espíritu nacionalista en defensa de su independencia judicial, una actitud que para algunos era contemplada como una demostración de poder de un país europeo  más propia de la época colonial.
 
Cuando la política interfiere en la diplomacia entre dos países puede provocar, como fue el caso, que lo que iba a ser instauración el 31 de mayo del Día de México en Francia, se convirtiese en el más genérico Día de Latinoamérica y el Caribe. Ni siquiera la labor profesional de los embajadores, encargados por velar por "la tradicional amistad entre México y Francia", pudieron evitar la tirantez de las relaciones entre los dos países.
 
A partir de ese momento Acosta, el abogado de Florence, percibe que su trabajo y estrategia se aleja de la que pretende elaborar el gobierno francés a través de su Ministerio de Asuntos Exteriores. Francia pretende obviar  o desentenderse de la justicia mexicana y acudir por el contrario a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
 
Por otro lado Acosta consigue convencer a Florence de la necesidad de agotar todos los recursos que le queden ante la justicia mexicana, el más próximo ante la Suprema Corte Mexicana, aunque perciban que sus posibilidades de éxito son escasas.
 
Previamente se perciben buenas sensaciones en el entorno de Florence cuando los jueces, el el juicio contra los integrantes de la banda del Zodiaco, exculpan a René, hermano de Israel, y a sus sobrinos Alejandro y Juan Carlos Cortez Acosta del delito de secuestro de Cristina, Cristian y RaulPermanecen en la carcel por las acusaciones que contra ellos manifésto el turbio personaje de Ezequiel.
 
Mientras se prepara el recurso de Florence ante la Corte, Acosta busca apoyos entre los intelectuales mexicanos más proclives a considerar la posibilidad de inocencia de Florence, o al menos a admitir los errores que han cometido en la instrucción del proceso la policía y la administriación de justicia. Encuentra su "Emile Zola" en el periodista Héctor de Mauleón que escribe un artículo fundamental para revertir la opinión, todavía muy desfavorable, de la sociedad mexicana sore Florence. El artículo "La verdad secuestrada", aunque no sostiene de forma inequívoca ( y por eso no agrada demasiado a Florence) la inocencia de la francesa, pone de manifiesto las maniobras de las autoriades para manipular los hechos.
 
¿Y mientras tanto qué pasa con Israel Vallata?
 
En esta fase del proceso y en esta parte de la novela su figura se desdibuja y casi permanece inadvertida si no fuera porque su familia sufre el acoso y las amenazas de la policía. Otro de sus hermanos y otros sobrinos son encarcelados y estarán, como él mismo, pendientes de sentencia hasta el fin de la novela.
 
Israel es el gran olvidado en esta historia mientras que Florence acapara páginas en los periódicos y popularidad den su país.
 
¿Qué es el amparo directo en revisión? 
 
Jorge Volpi decribe con precisión los vaivenes que sufren los recursos de los abogados de Florence en los tribunales mexicanos. Tal vez sean estas páginas las más áridas de toda la novela. El sistema judicial mexicano tiene sus peculiariedades que el autor se encarga de explicar con detalle, y el hecho de que entre medias se produzcan unas elecciones presidenciales será determinante para que los encargados de emitir su juicio se definan por la libertad de Florence o por la repetición de su juicio tras eliminar los errrores que se produjeron en la instrucción del procedimiento. 
 
Finalmente el 23 de enero de 2013, ocho años después de su detención, la Corte estima el recurso de Florence, le concede el amparo y pide su puesta en libertad. Se aprecia en la sentencia de la justicia mexicana, siguiendo la linea de la francesa, su consideración de que de alguna forma Florence fue víctima del "malvado Israel Vallarta"
Entrevista a Jorge Volpi. Caso de la francesa Florence Cassez e Israel Vallarta