Nuestros Clubes de Lectura

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

Libro primero: desde cap. 5: La Madonna de la Araña hasta cap. 8: La Historia de Bowen

Libro que estamos comentando: 
La isla de Bowen

Hola a todos y todas los que compartimos la lectura de La isla de Bowen. Ya se han planteado  durante los cuatro primeros capítulos algunos de los enigmas que tocarán resolver en los próximos días. Con la lectura de cuatro nuevos capítulos, la historia va tomando forma y se abriran nuevos interrogantes, nuevas investigaciones y por lo tanto,nuevas aventuras.

Un breve resumen del libro para todos y todas  aquellos-as que se han incorporado en la última semana a la lectura compartida de La Isla de Bowen,

Es una novela que en todo momento recrea, evoca  el espíritu de la aventura clásica,  y utiliza los clichés propios del género. El profesor malhumorado, el explorador perdido... O la Sociedad Geográfica. Esa institución, en sí misma, ya nos sugiere aventura. Hay que imaginársela con grandes librerías repletas de viejos volúmenes, con mapas antiguos enmarcados, con instrumentos científicos, llena de objetos exóticos... así se describe SIGMA y, en particular, el despacho de Zarco.

 Cesar Mallorquí maneja los tópicos d elas novelas de aventuras, pero no se limita al uso; los remoza , los refresca , los actualiza y les da una nueva consistencia, de ahí que el resultado sea muy interesante y estimulante.

El humor es un lubricante que permite que la maquinaria narrativa funcione con más suavidad, dando nuevo lustre a los metales oxidados. Es como decirle al lector: “Esto es un juego; venga, suspende la incredulidad y vamos a jugar juntos”. Por eso, La isla de Bowen, aunque no es una novela de humor, está entreverada de humor e ironía en cada una de sus páginas.

A Cesar mallorquí le interesa especialmente potenciar el efecto sugestivo del texto, de aqhí, que se esfuerce en llenarlo de escenas evocadoras. Una iglesia medieval solitaria y aislada, en una noche muy cerrada, lloviendo, y en el viejo cementerio contiguo un grupo de hombres con linternas y paraguas a punto de entrar en una cripta. Las reuniones en la sociedad geográfica, el puente de mando del Saint Michel, la sala de lectura de la Biblioteca Británica, los clubs de caballeros, los puertos, las cavernas, las ruinas prehistóricas, el paisaje ártico... Con todo ello pretendía recrear la atmósfera del género.

El libro está divido en dos partes; la primera, de 280 páginas, se titula El enigma de la cripta, y la segunda, de 220, Aquí hay tigres. En realidad, la aventura sólo se despliega en toda su extensión a partir de la segunda parte. Antes también hay aventura, por supuesto, y peripecias, y viajes, y conflictos, y misterios, pero todo va más lento. Es un largo preámbulo . Tras la introducción, la novela comienza con un ritmo lento que se va acelerando progresivamente, se desata en la segunda parte y culmina con una apoteosis donde pasa de todo.

El autor se esfuerza, según sus propias palabras, en que el preámbulo, al principio pausado, fuera divertido, haciendo interaccionar a los personajes, escribiendo los diálogos más ágiles y brillante, creando situaciones y conflictos interesantes, planteando misterios...

La novela tiene dos partes; la primera es pura aventura clásica, sin apenas elementos no reales. Pero, dado que su principal referente es Verne, la novela también es un roman scientifique, así que la ciencia ficción irrumpe de lleno en la segunda parte.

Cesar Mallorquí nos cuenta lo siguiente:Por si acaso, me impuse que los elementos de ciencia ficción que iba utilizar pudieran haber sido imaginados por un escritor de comienzos del siglo XX. Ciencia ficción antigua, por tanto. Y escribí, escribí, escribí. Debéis saber algo: para escribir una escena, la que sea, tengo que visualizarla mentalmente, lo cual requiere bastante concentración. Eso hace que mientras trabajo, de algún modo “viva” lo que estoy escribiendo. Pues bien, cuando estaba a punto de narrar la parte de la novela que sucede en el Ártico, decidí prepararme viendo unos cuantos documentales en Internet. Me tiré, no sé, un par de horas viendo imágenes del Polo Norte y alrededores; luego me puse al teclado, cerré los ojos y me imaginé la escena: una barca llegando a la playa de guijarros de una isla ártica... Y de pronto, durante un instante, dejé de estar en mi despacho y os juro que me transporté a esa playa. Lo sentí físicamente, el frío en la cara, los guijarros bajo las suelas de mis botas, el olor del mar... Duró poco, pero fue alucinante. Es increíble lo que puede hacer la imaginación.”

La novela comienza con un prólogo donde se narra el extraño asesinato de un marinero inglés en un remoto puerto noruego en el ártico. Seguidamente, tras un fragmento del diario de Samuel Durango, pasamos al primer capítulo, encabezado con un título, a la vieja usanza. Madrid 1920, en la sede de SIGMA- Sociedad de Investigaciones Geográficas, Meteológicas y Astronómicas-, situado en la calle Almagro, 9.

En el primer capítulo se presentan los principales personajes y se establece el marco d ela futura aventura: una enigmática cripta medieval en Cornualles, unas misteriosas reliquias y la búsqueda de John Thomas Foggart, un arqueólogo desaparecido desde hace un año. Se trata pues de un esquema clásico que ya aparece en obras de Julio Verne, la búsqueda de un explorador perdido lo encontramos , por ejemplo, en Los hijos del Capitn Grant , de Verne, pero como dice Cesar Mallorquí “ también lo encontramos en la realidad , como la famosa historia de Stanley y Livinstone”

En el universo de La isla de Bowen aparecen o se citan personajes reales, bien como una figura a la que se visita (Conan Doyle), bien como posible fuente de ayuda (Amundsen), bien como parientes de los personajes (Faraday, Verne). Todo hay que decirlo, un tanto gratuitamente. Más interesante es la aparición de nombres de ficción, entre los que se distinguen dos niveles según existan o no en el universo recreado por Mallorquí. Así, Phileas Fogg o El Capitán Nemo han compartido mundo con el profesor Zarco mientras otros personajes, como el profesor Challenger y su aventura en el mundo perdido, se mantienen como una ficción dentro de la ficción. La línea que delimita la “existencia” de la “inexistencia” es la misma que separa el misterio de La isla de Bowen del mito de la Atlántida. Tras la novela de aventuras hay un corazón ciencia ficción, tan clásico como los referentes citados, y Mallorquí tiene muy claro hasta qué punto pertenecen a ella los elementos que decide introducir como “reales” y cuales deben mantenerse en el terreno de la fabulación para no romper con lo que el lector acepta como posible. Además la aparición de la ciencia ficción marca sendos relevos: el de Zarco como motor de la trama, y el de la aventura como género predominante, asimilada en un porcentaje importante por la ciencia ficción tal y como ocurriera en la literatura popular del siglo XX.

Jeremiah Perkins es el marinero al que asesinan al principio de la novela.

John Foggart arqueólogo muy reconocido que ha desaparecido.

Lady Elizabeth Faraday, mujer de John y muy femenina. Es una mujer muy adelantada a su tiempo. De armas tomar. Persistente y cabezota. Siempre consigue todo lo que se propone. Es pura cortesía, pero con una determinación a prueba de bombas y un fino sentido de la ironía.

Katherine, hija del matrimonio que se enamora de Samuel.

Doña Rosario jefa de Zarco.

Ulises Zarco arqueólogo rudo y aventurero, es una persona muy malhumorada. Muy encerrado en sí mismo. Tiene un humor y unos puntazos de ironía increíbles y, pese a fachada de serio, es un hombre generoso y, sobre todo, muy inteligente.

Samuel Durango fotógrafo que busca trabajo y es muy tímido y callado. Siempre encerrado en sí mismo. Educado y correcto y le tiene bastante respecto al profesor por no decir miedo. Generoso, con alma de artista más que de científico, y propenso a sonrojarse cuando la señorita Faradays anda cerca.

Verne, capitán del barco “Saint Michael” en el que viajan.

Aitor Elizagaray, primer oficial del Saint Michel.

Adrián Cairo es el ayudante de Zarco con el que ha pasado muchas aventuras. ex-soldado, cazador profesional y mano derecha del profesor.

Sarah Baker, secretaria y “chica para todo” de SIGMA, y esposa de Cairo.

Bartolomé García, químico.

el villano Aleksander Ardán, un multimillonario armenio-británico propietario de la poderosa empresa minera Cerro Pasco Resources Ltd., que no es malo por pura maldad, sino por el motivo más usual: la ambición

La tarea para esta semana es leer desde le capitulo 5 hasta el capítulo 8. Nos adentramos en la aventura vuiajamos hasta Inglaterra, visitamos una cripta, empezamos a descifrar enigmas, volvemos a viajar, siempre con el acecho del malvado Ardán. Zarco conocerá tierra noruega, descifrará codices y sobre todo iniciará la búsqueda activa de John Foggar, pero sobre todo, iniciará lo que quizás es el viaje y la aventura de su vida, eso si, siempre acompañado con su tripulación, y con la estimable ayuda de Lady Elizabeth Faraday. 

Feliz lectura

Alejandro