Nuestros Clubes de Lectura

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

Quijote II, capítulos 6 al 10

Libro que estamos comentando: 
El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha

Hola a todos y todas, antes que nada quería pediros disculpas, estos días ando de Ceca en meca contando cuentos (bendito Día del Libro) y apenas he tenido tiempo para leer y contestar vuestros comentarios. Es más, llega este capítulo de hoy apurando su hora por igual motivo. De todas maneras (no sé si os pasará igual a vosotros) para mí el ratito de leer los capítulos es un paréntesis en la tráfago de estos días, una alegría. Pero basta ya de preámbulos y vamos con lo nuestro.

Esta semana nos adentramos en los capítulos VI al X y en ellos don Quijote y Sancho inician su tercera salida y la comienzan de la mejor manera posible, irán a ver a Dulcinea para presentarle sus respetos.

En el capítulo VI nuestro don Quijote departe con su sobrina quien intenta, una vez más, hacerle desistir de su intención de seguir con el oficio caballeresco, una vez más los argumentos del inagotable Quijote salen victoriosos y la pobre sobrina no sabrá cómo rebatirlos. Es un capítulo breve, un aperitivo para lo que está por llegar.

El capítulo VII es bien interesante (y nos da una idea de lo importante que va a ser Sansón Carrasco en esta segunda parte): Sancho Panza le pide a don Quijote que le garantice un salario y como él no ha visto este uso entre caballeros y escuderos se niega a hacerlo, Sancho aprieta y dice que tal vez así no podrá acompañarlo y a don Quijote parece no importarle porque seguro que habrá muchos escuderos llamando a su puerta enseguida. Y así es como ocurre: el bachiller Sansón Carrasco se ofrece para acompañarle (¿os imagináis si don Quijote hubiera aceptado y Sancho no hubiera cedido en sus demandas?, ¡habría sido otro libro bien distinto!). Pero esto no va a ocurrir: Sancho dolido (pues tan fácilmente puede prescindir de él) accede a acompañar a don Quijote con sus condiciones. Es maravilloso cómo están aquí perfilados los personajes: don Quijote moviéndose en el mundo de las ideas y Sancho Panza en el del bolsillo (¿y dónde se mueve Sansón Carrasco?); pura honestidad en sus dichos y actos los dos protagonistas del libro, todo verosimilitud. 

Los capítulos VIII al X dan comienzo a la primera salida, cuyo primer alto será en Toboso para departir con la amada Dulcinea. El sabroso diálogo del pri

mer capítulo y sobre todo el dilema de Sancho que arrastra una mentira desde la primera parte (su llevar y traer, supuestamente, carta a Dulcinea) nos va a meter de lleno en el libro. En estos capítulos nos encontraremos la famosa frase "Con la Iglesia hemos dado", que tanta tinta ha hecho correr, y sobre todo en estos capítulos se perfila la nueva propuesta de Cervantes: si en la primera parte el Quijote veía gigantes donde había molinos, o veía ejércitos donde había rebaños, en esta segunda parte el Quijote verá la realidad tal cual es, y los demás serán quienes se empeñen en que esta realidad es de otra manera. Este cambio es extraordinario, indica una evolución en los personajes y presenta nuevas posibilidades para la trama, como se verá (y así no vamos a tener la sensación de que esta segunda parte es más de lo mismo).

Así ocurre que don Quijote ve a la labradora que hiede a ajos y Sancho insiste en tratar de convencerle que es una hermosa princesa del Toboso.

Leed y disfrutar de estas páginas, estamos ya en camino hacia Zaragoza (¿o será hacia otro lugar?).

 

Antes de terminar os pido disculpas por anticipado, esta semana estaré trabajando en el extranjero y no sé si será fácil o difícil moderar los comentarios. De todas maneras sí os invito a que participéis algo más, es estupendo leer vuestras sugerencias y enriquecer nuestra lectura con vuestra mirada.

Feliz semana

Saludos

Pep Bruno

 

 

Crédito de las imágenes. Grabado de Dorè. Imagen de autor desconocido tomada de aquí.