Nuestros Clubes de Lectura

Literatura juvenil

Autores clásicos

Novelas de género (novela negra, ciencia ficción, etc.)

Quijote II, capítulos 40 a 44

Libro que estamos comentando: 
El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha

Hola a todos y todas, seguimos una semana más con esta lectura que espero terminemos con el mes que empieza. Quizás las próximas semanas incremente el número de capítulos por semana, me gustaría llegar a julio y empezar con un nuevo libro antes del descanso de agosto, ¿os parece bien?

 

En los capítulos XL y XLI finaliza la aventura de la Trifaldi y su corte de dueñas y lo hace de manera vistosa y bien conocida, con el vuelo casi espacial de don Quijote y Sancho a lomos de Clavileño, un caballo mágico que envía el malvado Malambruno. Seguimos en casa de los duques y estos no tienen empacho en continuar con sus bromas, aunque estas sean pesadas, pero una vez más merece la pena que nos paremos a pensar cómo sería esta segunda parte sin todos los capítulos (con sus situaciones disparatadas, asombrosas y divertidas) que transcurren bajo el paraguas de los duques. Y aunque les tengáis inquina no dejéis de pensar si no era este el objetivo de Cervantes, si no quería que viésemos a dos hombres buenos (como Sancho y don Quijote) en un mundo de locos. 

 

 

Los capítulos XLII y XLIII son también muy conocidos, en ellos don Quijote da consejos a Sancho para que este sea un buen gobernador en su ínsula (ahora que por fin parece que va a lograr tan anhelado propósito). Leed estos consejos y pensad en estos tiempos que vivimos y veréis como muchos de ellos siguen vigentes (quizás no tanto lo de comer o no cebollas y ajos, pero sí muchos de los que hacen referencia al gobierno de la ínsula).

 

El capítulo XLIV es el momento en el que don Quijote y Sancho se separan (por un buen rato, desde luego), y no ha hecho más que marchar Sancho Panza al gobierno de su ínsula (por cierto, ¿creéis que Sancho sabe exactamente qué es una ínsula?) cuando don Quijote se ve abrumado por la soledad y por los amores de Altisidora. Me encanta ese momento en el que nuestro caballero dice: "¡Que tengo de ser tan desdichado andante que no ha de haber doncella que me mire que de mí no se enamore...!", ay, es imposible no querer al bueno de Alonso Quijano.

 

Disfrutad de esta semana de lectura.

Saludos

Pep Bruno

 

 

 

Créditos de las ilustraciones: Clavileño, de J. Sanc (tomada de aquí); Consejos de don Quijote a Sancho, grabado de Doré; "Altisidora canta romances a don Quijote", de Tomás López (tomada de aquí).